sanfic

SANFIC9: Los Dueños

Por Cristian van Kerkhoff.

Apropiarse de lo que no es tuyo suena fuerte, pero si sólo es vivir un sueño, una aspiración y utopía, el juicio es menor y casi homologable como cuando un niño juega con un juguete de otro que sabe que no podrá tener una vez volviendo a su realidad.

Ruben, Sergio y Alicia; madre e hijos sirviendo en la casona de sus patrones a la que ingresan sin permiso cada vez que está sola. Una hacienda a las afuera de Tucumán, Argentina. Un fundo con animales, chacras y comodidades tales como piscina, comida sofisticada y tecnología. En un inicio, dentro de la casa ajena cuentan con un estado de alerta constante, y las huellas llegan a ser mínimas. Existe un recelo hacia los patrones, quizás será la ridícula comparación de estilos de vida pero que a la vez los separa enormemente como si existiese una muralla con foso que no los deja pasar.

Las hermanas Lourdes y Pía llegan a la casa de su padre Héctor, como una forma de relajarse. Pía con sus conflictos internos-emocionales, sin poder ser dejada sola y un asomo de abuso a fármacos. Gabriel, su cuñado y administrador del fundo (aunque criticado por querer innovar), poco tiene de incidencia en las decisiones sobre los cuidadores, quienes con su conocimiento diario del fundo, reprochan y opinan, casi llegando a la flojera o el no querer hacer algo nuevo. Peleas por disputas de orden al interior del fundo, hace que Lourdes se enoje y deje a Gabriel, quedando sólo en casa junto a Pía. La crisis que sufre ella, viéndose quitada de bulla y sumamente introvertida, pronto tendrá un desenlace que cambiará la historia.

Casi como si fuese rutina, Ruben, Sergio y Alicia (y a veces la novia de Sergio), irrumpen en la casa, sacan comida y se la llevan, se toman el vino y ocupan la piscina como un acto romántico de pareja. Con actos así, la cercanía de ser descubiertos está cada vez más cerca. A la llegada del marido de Pía, ambos matrimonios salen a una fiesta. Nuevamente aparecen los inquilinos, que en un acto de despreocupación absoluta por ser descubiertos, se duermen dentro de la casa. Pero la sorpresa para ellos es mayor al ver a Pía, hermana de la pareja de Gabriel,  entrar junto a él besándose apasionadamente sin percatarse que sus empleados se encuentran dentro de la casa. Esto pasa a ser un regateo, de que la verdad no salga a la luz.

Gabriel, aunque los reprende, sabe que no puede ser del todo un argumento para sacarlos para siempre del lugar. Tanto Rubén como Sergio, en su faceta menor por grado de responsabilidad, regatean. La poca confianza que denota Don Héctor con Gabriel, hace que lo saque de la administración, dejando a Pía como responsable. Cambios aparecen de un momento a otro, desde la ambientación de la casa y hasta la confianza con los empleados. Pía deja salir todo su carácter persuasivo-insinuante. Otra visita de los inquilinos en una salida, los lleva a traer mujeres para la típica noche de juegos de mesa con poca ropa. Alicia ya no da más, le viene el arrepentimiento y la compostura. No quiere perder el trabajo ni menos la confianza depositada en ella por sus patrones.

El acercamiento de Pía a los empleados comienza a ser cada vez más evidente. Primero regalando ropa a ambos, para luego incluirlos en una noche de vino y música junto a Lourdes. Aparecen facetas bizarras en que ellas se visten con la ropa de ellos mientras Rubén y Sergio se prueban la ropa que les regalaron. Pía trata de seducir a Sergio pero él prefiere a Lourdes. Es ahí cuando ella explota, lo encara desenfrenadamente incluso sacando un rifle de la colección. Su estado ya es de total locura.

Al día siguiente, ambas dos se van si decir palabra ni menos despedida. Y ahí, al ellas retirarse, Ruben, Sergio y Alicia, los verdaderos dueños del lugar, ingresan nuevamente a la casa. La rutina vuelve a la normalidad.

Dirigida por Agustín Toscano y Ezequiel Radusky. Argentina, 2013. Film perteneciente a la Competencia Internacional de Sanfic 9.

SANFIC9: Hijo de Trauco

Por Cristian van Kerkhoff.

Un más allá indescifrable, que lleva el mito al filo de la credibilidad. La misma gente lo utiliza para encubrir historias del pasado, llenando de silencios y penurias. La naturaleza observa y husmea de manera ausente, pero algo parece haber dentro de ella. En los confines submarinos, yacen mayores interrogantes que se acumulan, dándole a la isla de Chiloé y sus alrededores, un carácter fantástico pero a la vez, misteriosa y con cuota de miedo y respeto.

En los confines submarinos, se conforma un animal mitológico, comenzando a introducirnos en el carácter fantástico de la isla pero muchas veces misterioso y generador de miedo. El agua sobrepasa sus pies, siendo el oleaje una constante en su caminar por la orilla. Jaime aísla sus oídos con dos conchas marinas, llenándose de sonido del mar. Mientras, Chongo corre a buscar la vara y retorna, como un acto automático y de satisfacción.

Algo los observa de forma precavida y misteriosa… nos dice que no están solos. Aún sin saberlo, Jaime no cree en los mitos que ronda la isla, sólo desea salir de ella y conocer Chile, sobretodo Valparaíso. Las nubes, densas y espesas, dejaban ver pocas partes del cielo, dejando a entrever su importancia. Dentro de una familia disfuncional, con una madre reprimida y un abuelo duro, Jaime encontraba apoyo en la escritura, más precisamente en la poesía.

A sus catorce años, desarrollaba un excelente manejo del léxico y su intencionalidad, pero su timidez y mundo interior hacían que no compartiera sus escritos. Con su amigo Carlos navegaban y desarrollaba la pesca, aunque él nunca quisiese ayudar a su abuelo, quien constantemente estaba reprimiéndolo y forzándolo a sumergirse en la pesca. Violeta, compañera de Jaime, lo busca con la mirada cuando él queda suspendido por copiar algo que realmente escribió.

Valparaíso es el destino. Su ausente padre reside allá. El misterio cada vez se va destapando. Su deslenguado abuelo se refiere a él como un cobarde que se tiró de un barranco. Alejo, el hombre con más poder en la isla, también le cuenta a Jaime otra versión de la muerte de su padre. Su cabeza baraja opciones, verdades y mentiras… pero El Trauco ronda sus sueños e incluso se hace presente mediante la credibilidad y validez que entrega Violeta con su discurso. Un hombre pequeño que embruja a sus víctimas. Gente de agua como lo refieren los Huilliches.

Aunque adolescente, es increíble la entereza con que maneja las emociones. Frente a un tema tan importante como la paternidad ausente y el asomo de la realidad tan esperada, hacen que Jaime se acerque a una parte de la historia que poco cree y valida. La machi Moria, tan incisiva como directa y dura, le cuenta la verdad. “La vida es mentira cabro huevón, lo que importa son los afectos”. Jaime sale raudo de la casa, dejando al interior a Violeta, quien también sufre de paternidad ausente, por eso ambos se encuentran en la disyuntiva de si serán o no hijos de El Trauco.

Como una búsqueda exhaustiva con el fin de revelar la verdad a toda costa, logran toparse a lo lejos con El Trauco; hombrecillo de no más de un metro y medio de estatura que se interna en el bosque. Es aquí cuando la mitología comienza a tener carácter de verdad, pensando incluso en La Pincoya y su atracción a la playa hacia las personas. Este mutuo interés familiar, hace que la conversa lleve a la atracción natural de adolescente, expectantes de nuevas sensaciones.

“Soy el cóndor del sol, porque hablar de poesía, todas mis palabras tienen respuesta. Un lobo de mar, domador de tormenta” Antimán (seudónimo inspirado en Ramiro Antimán, huilliche padre de Jaime).

El paradero del Trauco es revelado, encontrando al hombrecillo que finalmente responde a Pedro, hermano bastardo de Alejo, dándose cuenta que el Trauco no es él pero que por sus propias palabras, existe y es real.

Primera película escrita y dirigida por Alan Fischer, norteamericano radicado hace un buen tiempo en Chile. El film es protagonizada por los quinceañeros, Xabier Usabiaga e Ignacia Tellez y pertenece a la Competencia Cine Chileno en Sanfic 9.

SANFIC9

Desde el 23 al 31 de agosto, presentado por CorpBanca y organizado por CorpArtes, se realizará SANFIC 9, novena versión de Santiago Festival Internacional de Cine, contando con la exhibición de más de 100 títulos de 30 países, entre los que destacan atractivos estrenos del cine local e importantes producciones del cine mundial, exhibidas y premiadas en los principales festivales del mundo (Cannes, Berlín, Venecia, Sundance, entre otros). Las exhibiciones tendrán lugar en Cine Hoyts Parque Arauco y La Reina, y también en sedes paralelas como la Cineteca Nacional del Centro Cultural La Moneda y el GAM, y por primera vez contaremos con la Sala Cine UC. Las entradas generales estarán a $2.500 y estudiantes y tercera edad $1.500.

Además de contar con 14 premieres mundiales, la programación 2013 incluye aún más estrenos latinoamericanos que en ediciones anteriores, con un total de 30 producciones que nunca se han exhibido en nuestra región, lo que confirma al festival como una importante plataforma de lanzamiento  a nivel nacional y regional. Y como es tradición, el cine chileno tendrá una fuerte presencia en SANFIC cuando tendremos 19 largometrajes locales, todo un mérito para nuestro festival; y si a eso le sumamos que en nuestra sección Experiencias exhibiremos  una gran producción entre Portugal y Francia dirigida por una chilena, Valeria Sarmiento en Las líneas de Wellington, tendremos en total 20 largometrajes dirigidos por cineastas nacionales.

Competencias, jurados, directores de prestigio

SANFIC contará una vez más con dos competencias de largometrajes -la Competencia Internacional y la Competencia de Cine Chileno, cada una con 9 títulos- y la Competencia Talento Nacional, dedicada a los cortometrajes de realizadores y productores del país, que este año considera 17 trabajos. Por quinto año consecutivo se continuará apoyando  películas en etapa de desarrollo, ya filmadas y en espera de postproducción, a través de la sección Work In Progress, que desde el año pasado se abrió a Latinoamérica, convirtiendo así al Festival en una vitrina para los trabajos de nuevos talentos realizadores de la región, como en esta ocasión ocho títulos representando a Argentina, Colombia, México, Uruguay y Chile.

La evaluación y premiación serán definidas por jurados integrados por destacados expertos internacionales y chilenos. La Competencia Internacional contará con un jurado integrado por el diseñador de producción y director de arte mexicano Eugenio Caballero, ganador del Oscar por su trabajo en El laberinto del fauno; el respetado cineasta chileno, director de la carrera de Cine y Televisión del Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI) de la Universidad de Chile, Carlos Flores; y la prestigiosa cineasta alemana Margarethe von Trotta, una de las realizadoras más importantes del cine europeo, responsable de películas premiadas en los festivales de Cannes, Berlín y Venecia y de quien además ofreceremos una retrospectiva con cinco de sus películas más importantes.

En el jurado de la Competencia de Cine Chileno estarán la destacada periodista y Chief Latin America Writer de la revista Variety, Anna Marie De la Fuente; el cineasta, guionista y productor argentino Alejandro Fadel, cuya película Los salvajes fuera premiada el año pasado en la Semana de la Crítica del Festival de Cannes y además ganara la Competencia Internacional de SANFIC,8; y junto a ellos, uno de los actores chilenos más reconocidos gracias a sus trabajos en el cine, el teatro y la televisión, Sergio Hernández.

En la Competencia Talento Nacional, dedicada a los cortometrajes chilenos, serán jurados la cineasta y académica nacional Maite Alberdi, cuyo primer largometraje, El salvavidas (2011), estrenado mundialmente en el IDFA de Amsterdam, exhibido en certámenes como Toulouse y Bafici, ganador del Altazor y premiado en Guadalajara y DocsBarcelona; el realizador y productor mexicano Inti Cordera, socio fundador y director ejecutivo de DocsDF, el festival internacional de cine documental de la Ciudad de México, uno de los espacios más destacados para la difusión de este género cinematográfico en Latinoamérica; y el cineasta y académico español Óscar Pérez, especializado en documentales, quien además será el realizador al que dedicaremos nuestra tradicional sección Shoot the Shooter,  con una retrospectiva con sus principales trabajos, exhibidos y premiados en certámenes como el IDFA, Venecia, Locarno y Mar del Plata.

Por su parte, el jurado del Work in Progress Latinoamericano estará conformado por el brasileño Sandro Fiorin, fundador de FiGa Films, importante compañía productora y distribuidora de cine latinoamericano en Estados Unidos; la francesa Marion Klotz, productora y ejecutiva responsable de festivales y adquisiciones en la distribuidora cinematográfica Memento Films International, especializada en ventas internacionales de películas de prestigiosos autores; el dramaturgo y cineasta argentino Santiago Loza, una de las figuras más relevantes del teatro y el cine trasandinos, cuyas películas han sido premiadas en festivales como Rotterdam y Cannes.

Además contaremos con destacados invitados especiales. La actriz colombiana Catalina Sandino, nominada al Oscar por la película María llena eres de gracia, presentará su más reciente película, Roa, de su compatriota Andrés Baiz, centrada en hechos históricos reales que marcaron a Colombia en el siglo XX e inaugurará el festival. Y uno de los cineastas franceses más reconocidos de la última década y  ganador de la Palma de Oro en el Festival de Cannes por el film Entre los muros, Laurent Cantet, vendrá a SANFIC en el marco de una retrospectiva que no sólo exhibirá ese título y otros reconocidos trabajos suyos como Recursos humanos y El empleo del tiempo, sino además su más reciente cinta, Foxfire, premiada en el Festival de San Sebastián.

SANFIC siempre se ha caracterizado por incluir no sólo las primeras y segundas películas de jóvenes directores, sino además por programar los nuevos trabajos de algunos de los cineastas más prestigiosos del panorama internacional. Es así como en esta novena edición se exhibirá lo más reciente de directores como Wong Kar Wai, Thomas Vinterberg, los hermanos Taviani, Michel Gondry, Matteo Garrone, Olivier Assayas, Alexander Payne y Jim Jarmusch, entre otros cotizados nombres.

Valiosas iniciativas de SANFIC Industria

SANFIC Industria, un espacio de formación y fomento que ayuda a corto y mediano plazo a la cinematografía chilena, y a largo plazo a la industria del cine latinoamericano, es una de las propuestas de nuestro festival que ha ido creciendo cada vez más, y este año dará pasos aún más significativos; además del Work in Progress Latinoamericano, desde el lunes 26 al viernes 30 se impulsarán otras valiosas actividades, dos de las cuales se implementarán por primera vez en esta versión: debutarán el Santiago LAB y el Tribeca Film Institute Latin America Media Arts Fund Filmmaker Workshop, para proyectos en desarrollo chilenos, tanto de ficción como documentales. Para el Santiago LAB se seleccionaron 30 trabajos, y en cada caso el director y productor recibirán una asesoría en producción, distribución y difusión, para que posteriormente puedan presentarse a un pitching conformado por expertos nacionales e internacionales, los cuales escogerán a los ganadores, quienes podrán optar a premios entregados gracias a la valiosa colaboración y trabajo en conjunto de la Dirección de Asuntos Culturales del Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile (DIRAC), el Ministerio de Cultura de Colombia, PROIMÁGENES Colombia, DocsDF (México), DocsBarcelona (España) y HD Argentina.

En cuanto al Tribeca Film Institute Latin America Media Arts Fund Filmmaker Workshop, gracias a la alianza entre SANFIC 9 y el Tribeca Film Institute, en esta edición se realizará por primera vez en Chile esta actividad que tiene como objetivo apoyar e instruir a cinco realizadores emergentes de Chile, Brasil y México con sus futuros documentales o proyectos “híbridos” (que pueden ser docu-ficción, o documentales con elementos de animación), siendo Chile el primer país donde se desarrolle este workshop en Latinoamérica. Se trata de un laboratorio colaborativo de dos días que tiene como objetivo desplegar las habilidades estratégicas para desarrollar y escribir propuestas además de solicitar financiamiento internacional. Los representantes de los cinco proyectos seleccionados tendrán la oportunidad de presentar sus trabajos y discutirlos con importantes profesionales de la industria.

SANFIC Cortos

Por primera vez nuestra habitual Competencia Talento Nacional, dedicada a los cortometrajes chilenos, además de exhibirse en salas se desarrollará en distintas universidades de la capital, a través de la cual se exhibirán en cada casa de estudio las producciones seleccionadas. En esta actividad se mostrarán 17 cortometrajes que conforman la competencia y además otros dos en función especial. Es de carácter gratuito para cada comunidad estudiantil.

SANFIC Comunas

Y junto con las exhibiciones en los circuitos tradicionales, se continuará con la formación y desarrollo de nuevas audiencias, porque la programación del festival también tiene que considerar a quienes disfrutan y exigen los más diversos tipos de cine, así como a quienes normalmente no tienen acceso a disfrutar de una buena película. Es por ello que continuando con lo que ya es una tradición en SANFIC, se llevará, una vez más, el cine a los más diversos puntos de la capital. SANFIC Comunas nuevamente acercará a la gente de distintas áreas de la Región Metropolitana, en siete comunas como La Florida, La Granja, Colina y Estación Central, gracias a un cine móvil con capacidad para 100 personas, completamente gratis.

SANFIC8: Pérez, ganadora en mejor dirección

Por Cristian van kerkhoff.

Peleas, confrontaciones y discusiones. Miradas de odio, pena y tristeza aunque estas tratan de ser disimuladas gracias al humor negro de los personajes. Una relación distante e irresponsable de padre a hija, condiciona el transcurso de la película. La falta de interés y cariño muestra por qué Roma (hija) actúa de tal forma aunque, por dentro, Pérez (padre) la adora. Una forma de entender relaciones interpersonales y, sobre todo, aprender de los errores y ser responsable de sus actos.

Aunque apresurado, pude llegar a la hora al Hoyts de Parque Arauco, eso sí, quedando en la tercera fila debido a que realmente parecía estreno hollywoodense (o lo más cercano que me ha tocado). Dentro de la sala había artistas, periodistas especializados,  actores de la televisión y el cine e incluso los mismos protagonistas de la película. Luego de una breve introducción y agradecimientos de parte del director, la película comenzó.

El inicio de la película está cargado de símbolos que ejemplifican conceptos de familia e independencia. Bien particular (aunque creo por el tema de internacionalizarla) fue ver que estaba subtitulada en inglés. De entrada, nos muestra a Pérez, un cuarentón quien no desea que se le pase la juventud. Manifiesto de ello es Marion, su actual pareja que rodea el inicio de los 30.

Ambos conversan y preparan el momento previo a la llegada de Roma, hija veinteañera de Pérez. El nerviosismo, la ansiedad y la inseguridad de lo que pueda suceder, se manifiestan con los gestos y actos del protagonista. De las inquietudes de esta situación, arroja una pregunta por sobre muchas  ¿Cómo afrontar esta relación que debería haber sido de responsabilidad parental por años?

Una vez que los tres se encuentran viviendo bajo el mismo techo, comienzan los conflictos, confrontaciones, miradas de despecho, etc. Roma adopta una postura confrontacional frente a cualquier comunicación o inicio de relación interpersonal, incluso logramos ver la disputa del poder femenino.

La relación que se da entre los tres fluctúa entre picardía, humor negro, indirectas y emplazamientos en la cara de cada uno. Insolencias de parte de Roma, contención y tolerancia de Marion y el excesivo relajo de Pérez frente a la situación. Con estas tres posturas tan contrarias, el conflicto comienza a crecer y acrecentarse más y más, entregando la sensación próxima de disputas y peleas, emociones y llantos, risas y nervios.

En ese momento, contemplando la película (y durante todo el desarrollo), a mi lado se reían de las indirectas-directas de Roma, otros que reaccionaban con gestos de impacto o empatía dada la fuerte relación entre los tres y, otros que mantenían silencio analizando las situaciones, el por qué o cómo explicar la relación de los personajes.

Los distintos momentos en la película enfrentan a los tres personajes en diferentes situaciones interpersonales y grupales, poniendo a prueba la paciencia, la energía y la tolerancia que se tiene el uno al otro. Particularmente, la relación entre padre e hija, al mirar sus ojos, se nota que se extrañan, pero ninguno quiere dar su brazo a torcer, ya sea por la lejanía emocional de Pérez o por la excesiva rabia y contención que manifiesta Roma. Su relación es siempre de debate, molestias o insultos.

Creo que en lo que más logra trascender esta película, es en ver cómo se comunican no verbalmente los protagonistas entre ellos. Como los gestos de la cara y el cuerpo manifiestan inquietudes, enojo, rabia o distintas emociones que se desglosan en el transcurso del film. Recomendada para reír, llorar, enrabiar, odiar, querer y contemplar.

Al salir del cine.

Luis Gnecco (Pérez) y Antonia Santa María (Roma) estaban en el hall conversando. Incluso hubo Coronitas en una cubeta con hielo. Se esperaba el voto del público ya que a la salida repartían la papeleta de votación. Antonia Santa María tiene un ángel especial.  En la película hace de una niña engreída, resentida y confrontacional; en vivo, es natural, fina y relajada.

Aunque estuve a cinco metros con libreta y lápiz en mano, ¿qué le podría decir o preguntar? Obviamente, estuvo hablando y ocupada en sus asuntos. Aunque cruzamos un par de miradas, sólo se me pudo haber ocurrido decirle que es genial como logra las emociones con Roma, cómo se empapa de cada sentimiento de rabia, enojo o frustración.

Para una próxima vez. En aquella ocasión, el coraje no estuvo tan presente.

Pérez, Dirigida por Álvaro Viguera. -2012, digital.

SANFIC8: Y los ganadores son

Por Guillermo Soriano.

Ocho días de cine de elite, para gente de elite. Que chaquetero, si estuvo bueno. Vimos varias películas, pero nos dio lata escribir sobre todas ellas. Nada peor que críticas de cine sobre películas que a nadie le importa, aunque con algunas no nos aguantamos. Los medios más correctos lo hicieron. Pero para su tranquilidad estimado/a lector, le cuento que fuimos a las galas y lo pasamos chancho. Tomamos y comimos a destajo y vitrineamos a la gente linda que se paseaba por ahí.

El término del periplo cinematográfico se dio en el Teatro Nescafé de las Artes el pasado viernes 24 de agosto. Los encargados de animar la cueca fueron los actores Diego Ruiz e Ignacia Allamand. Con ellos, una suma de gente importante, como lo son los gestores del festival, Catalina Saieh, presidenta de SANFIC y directora de la Fundación CorpArtes; Marcelo Forni, director ejecutivo de SANFIC; Carlos Núñez, fundador y director artístico; Gabriela Sandoval, fundadora y directora de producción artística, y Jorge Tacla, cofundador y director artístico adjunto. Además la presentación especial de Francisca Valenzuela, en su primera actuación en público en Chile luego de sus exitosos shows fuera del país.

En fin, vamos a lo que importa. En la Competencia de Cine Chileno, el jurado compuesto por el compositor Jorge Arriagada (Chile), el actor Héctor Morales (Chile), y el programador asociado para Programación de Documentales del Tribeca Film Festival, José Rodríguez (Puerto Rico), otorgaron el premio a Mejor Película a “Cuentos sobre el futuro”, de la realizadora Pachi Bustos. El premio a Mejor Dirección fue para “Pérez”, de Álvaro Viguera. Además, se entregaron menciones honrosas para “Leontina”, de Boris Peters,  por el trabajo musical del compositor Jorge Aliaga; “Marker 72”  de Miguel Ángel Vidaurre, por su aporte a la historia de la cinematografía chilena; y “Valparadaise” de Juan Cortés Mancilla, por mostrar un paisaje de un Valparaíso seducido por el arte y los sueños.

En la Competencia Internacional, el jurado integrado por la actriz italiana, Francesca Neri, el director de cine y fotografía chileno, Alexander Witt, y la programadora del festival de Sundance, Kim Yutani, concedió el premio a Mejor Película a “Los Salvajes” (Argentina), de Alejandro Fadel. El premio a la Mejor Dirección fue para “La Playa DC” (Colombia), de Juan Andrés Arango. Además hubo una mención honrosa a “La invisible” (Alemania), de Christian Schwochow, por la destacada actuación de Sfine Fischer Christensen (hice copy/paste del nombre, en la ceremonia no entendí ni jota).

Para los cortometrajes chilenos, el premio al Talento Nacional, cuyo jurado compuesto por el artista visual Jota Castro (Perú); el director y productor Shawn Garry (Chile); y el periodista y crítico de cine Agustín Mango (Argentina), dieron como ganador a “La visita del cangrejo”, dirigida por Pelayo Lira. Las menciones honrosas fueron para “San Juan, la noche más larga”, de Claudia Huaiquimilla, y “Un fotógrafo”, de Sergio Castro San Martín.

Por último pero no menos importante -en verdad sí-, la Competencia Work in Progress Latinoamericano, tuvo por ganadores a “Puerto Padre”, de Gustavo Fallas, “La Gorgona, historias fugadas”, de Camilo Botero y “Las niñas Quispe”, de Sebastián Sepúlveda. El jurado estuvo a cargo del Director de la Semana de la Crítica del Festival de Cannes, Charles Tesson; al productor uruguayo, Andrés Varela; y a la directora y productora estadounidense, So Yong Kim.

SANFIC8: In My Mother’s Arms

Por Cristian van Kerkhoff.

Niños que viven solos y desamparados en las calles. La cotidianidad de ataques, bombardeos y caos, los mantiene con pena y nostalgia cuando piensan en su madre o familia. ¿Quién se hace cargo? Padres muertos, asesinados en bombardeos; niños viviendo bajo puentes.  Una visión profunda de cómo es su realidad.

En la Iraq post régimen de Saddam, con la ocupación de USA y la lucha que se desarrolla contra organismos civiles iraquíes; niños indefensos, vulnerables y sin el mínimo cuidado, deambulan por la ciudad como perros vagos sin rumbo fijo. Cuidadores o “carers”, los reclutan desde las inmediaciones de la calle, intentando ofrecerles la posibilidad de tener techo y comida, asearse e incluso, entregarles educación, modales, hábitos y el cariño que tanto les hace falta.

Estos cuidadores actúan directamente como el soporte y apoyo parental, entregando orientación y supervisión de los actos que realizan los niños, explicándoles lo que es bueno y lo que es malo, haciéndoles entender su realidad o incluso viendo la forma de sacarlos adelante mediante perseverancia, ayuda y el perfil humano que día a día los levanta y motiva a seguir por un mismo objetivo: darles a estos niños huérfanos lo que no tienen.

Saif, niño y personaje principal, no tiene recuerdos de su familia, quizás bloqueados por el atentado sufrido,  el shock emocional o porque le da pena recordar. La nostalgia se hace siempre presente en sus ojos, quizás pensado ¿qué sería sí? ¿Cómo sería sí?

Él vive junto a niños de diversas edades (4, 6, 9, 12 hasta 15 años aproximadamente), en un refugio improvisado en donde comparten sus experiencias de vida, cómo recuerdan a sus padres o si es que los recuerdan. Con esta situación de vida, los niños aprenden a sufrir antes, se saltan etapas, debiendo formar criterio con antelación y perdiendo esa mirada ingenua e infantil tan característica de ellos.

En vez de ver caricaturas, programas infantiles o de enseñanza a partir de las etapas que van viviendo; los niños se informan de atentados, bombas o imágenes de niños heridos en hospitales (que perfectamente podrían ser ellos en un futuro cercano).

Los cuidadores tocan y tocan puertas, consiguiendo dinero en locales comerciales para alimentar, vestir y educar a los niños e incluso, asisten a «lo que queda de gobierno» para pedir audiencia y consultar qué hacen por los niños huérfanos que dejan los atentados, carros bombas o bombardeos en las calles. La dificultad de recolectar dinero y ayuda para el orfanato es pan de cada día.

Sin lograr mayor ayuda o soporte, el cuidador comienza a darse cuenta que sin soporte económico, el soporte emocional podría sólo ayudar por un tiempo dadas las necesidades que demandan niños y preadolescentes. Esta situación, desarrolla en la mirada del cuidador, stress, frustración e impotencia por no lograr conseguir lo mínimo necesario para los niños huérfanos.

Estos niños, que tan dolorosa vida han tenido, buscan en la música la vía de escape a su triste realidad, donde parece ser la única forma de propagar alegría y manifestar su esencia de niñez.

Saif suele cantar, muchas veces de la nada y solo. Recuerda a su madre en el cielo y que dios la tiene como un ángel e incluso entona una dolorosa y significativa canción que predica «soy muy joven para este dolor, vivo en un orfanato y mis sueños duermen conmigo”.

Manifiesta en sus ojos, una mirada estática y perdida como si estuviese viendo visiones y recuerdos de su familia asesinada,  como si una película pasara por sus ojos.

En el transcurso del film, Saif muchas veces no logra expresarse, mira y sonríe tímidamente. Aunque, en un acto de bondad y madurez frente a su realidad vivida, canta para el acto de la escuela. Sus gestos transmiten lo que la letra de la canción quiere intencionar (soy muy joven para este dolor, vivo en un orfanato y mis sueños duermen conmigo). De fondo en la imagen, se ve como adultos lloran sin consuelo.

El film, al terminar, y por su alto contenido emocional, histórico y social; deja a todo el público inmerso en un silencio profundo, sin ruidos ni comentarios… cada cual analiza, saca conclusiones, piensa en su padres o aprecia más su vida y la realidad que le tocó vivir.

Datos estadísticos: 1/3 niños son abusados en orfanatos. En Irak existen 800.000 niños huérfanos.

In My Mother’s Arms, Dirigida por Atia Al-Daradji & Mohamed Al-Daradji. -2011, DCP.

SANFIC8: Secretos, la idiosincrasia chilena

Por Cristian van Kerkhoff.

Personajes icónicos de la sociedad chilena. Recuerdos imborrables del pasado. Doble estándar y doble discurso reina y parece ser la normalidad en el actuar. El cotidiano ejemplifica situaciones que identifican a más de alguno. Con una alta variedad de ideologías, creencias, y criterios, logra ser una película para todos y de todos los chilenos.

Los asistentes esperaban en parejas y en grupos reducidos mirando alrededor del hall que los albergaba en la entrada a la sala. Se hacía una fila simple hacia un pequeño mesón en la cual se podían adquirir las entradas, que en esta Cineteca (Nacional), eran a la antigua, en un pequeño papel con el precio escrito con lápiz pasta.

En vez de pop corn, skittles o coca cola, habían una amplia variedad de afiches sobre películas chilenas que habían sido proyectadas en la Cineteca, las que los asistentes contemplaban, opinaban o recordaban la trama, escenas o algo que los identificó e impactó.

15 minutos antes del comienzo del film, la sala ya se encontraba a la mitad de su capacidad, incluso se escuchaban personas extranjeras (colombianas y venezolanas) comentado el interés de estar y asistir a diversas películas de SANFIC mientras leían la revista informativa y buscaban un buen lugar para presenciar el film.

La variedad de asistentes se enfocaba, en su mayoría, en personas cercanas o pertenecientes a la tercera edad. Quizás por el vínculo histórico que el largometraje involucraba o porque, a priori, no era un lugar tan atractivo para niñas y niños.

El film -ambientado alrededor del 2003- comienza con el trasfondo político de los últimos 30 años, entre camaradas, exiliados y racconto que rememoran esa parte de la historia chilena tan sensible, la cual se ejemplifica con los distintos sectores socioeconómicos y sociales que vivieron y sufrieron ese período.

El organillero, ese hombre con su caja de música que recuerda la infancia e incluso la cultura de barrio tan extinta hoy, suena de fondo en el inicio de la película. Nos da paso a un sinfín de identificaciones tanto con personajes como con lugares, situaciones o hechos, que generan un acto inevitable de nostalgia y recuerdos.

El protagonista, «Traidor», resulta ser el más consecuente con su actuar de toda la alta gama de personajes que podemos encontrar en el film, llevando siempre la verdad y la justicia por delante, palabras tan manoseadas y poco reconocidas hoy en día, donde muchas veces pareciera que la verdad «aburre» y que la justicia es una utopía sacada de libros ancestrales.

Quizás la mayor virtud de este film sea el cómo se representan los típicos personajes que componen la sociedad chilena. Es tal la diversidad que inevitablemente conoceremos a alguien que es así, que habla de esa forma, que tiene tales mañas o que simplemente lleva una doble vida sin ningún contratiempo. Lanzas internacionales, «enfermeras» putas, la nana María,  el escritor que no escribe, un militar en Capuchinos sin memoria o el loco que ve a la virgen; la lista suma y sigue e incluso impone un desafío para el espectador para ir identificando si existen más personajes icónicos de la sociedad chilena.

La sumatoria de personajes que se suceden una y otra vez en la historia, nos muestra el grado de falsedad que existe en la sociedad chilena, donde prima un doble estándar en cuanto al decir y el hacer, gusto y decisiones o el que en el diario vivir cada cual vive su vida junto a las máscaras que se coloca para realizar diversos actos o gestiones. Aquí priman los estereotipos, el estándar socioeconómico, el no ser mal visto o los estigmas sociales que trae ser de una forma u otra.

Quizás no es una obra maestra, ya que su diversidad y versatilidad de historias nos sumerge en una vorágine que a cualquiera puede hacer perder el hilo de la historia, pero a la vez, nos plasma verdades y acciones que tenemos en nuestras narices y que, muchas veces, preferimos evadir o evitar para no entrar en conflicto.

Secretos, Dirigida por Valeria Sarmiento (viuda de Raúl Ruiz). Musicalizada por Jorge Arriagada. -2008, 35mm.